Temas

Cuando vivimos en la ciudad, nuestro cerebro está expuesto constantemente a miles de estímulos. El ruido, las luces, la publicidad, son realidades que no se esfuman ni un segundo. A veces incluso desde nuestra habitación escuchamos los sonidos de la calle.