Propiciar discusiones día tras día, llegadas tarde a casa, cambios en la economía familiar, carencia de contacto físico o pocas muestras de interés, todas son señales que tal vez identifiques en el comportamiento tu marido, si es así, pon en duda la estabilidad en tu relación.