Mike y Heather Martin, quienes vivían con sus cinco hijos en el estado de Maryland (este de EE.UU.), perdieron la custodia de dos de los menores tras ser acusados de maltrato infantil.