Joven pregunta si existen las ballenas azules para después suicidarse.

Gente

  • 7 meses
  • jleo

Joven pregunta si existen las ballenas azules para después suicidarse.

Una madre colombiana perdió a su hija de 13 años debido al famoso juego de la Ballena Azul. “Mamá, ¿existen las ballenas azules?”, preguntó la niña unos dos meses antes de colgarse para dar fin a su vida.

El dolor de la madre de Maylen, de 13 años, que se ahorcó con una cinta que pidió a su mamá días antes y ella no supo ver que su hija había caído en las redes del juego de la ballena azul.

Mencionó que dos meses antes del suicidio de su hija, ella le preguntó sobre la existencia de las ballenas azules. “Existen y deben quedar pocas”, fué lo que respondió la madre en aquella oportunidad, la pregunta no despertó la mínima sospecha.

Maylen respondió lo primero que se le vino a la cabeza y siguió en sus cosas. Pensó que sería una inquietud como tantas de su hija. Ni en la peor de sus pesadillas habría adivinado que su hija, de solo 13 años, iniciaba con aquel tenebrosa juego que desembocaría en tragedia.

“El domingo 16 de abril le vi una foto en el celular de cómo se ataba una soga para ahorcados, paso a paso. Le pregunté por qué la tenía y me dijo: tranquila: es una foto que me mandaron. La borró enseguida y me devolvió el celular. Bueno, ten cuidado con eso, le dije, y aunque quedé algo preocupada, olvidé el incidente con lo que siempre nos decimos: cosa de adolescentes”, explicó la madre.

Dos meses después, el 28 de abril, el cuerpo de la pequeña Maylen Lizette aparecía colgado de una soga. Quitarse la vida fue el broche final de un macabro juego que amenaza la vida de incontables menores alrededor del planeta.

Maylen Villamizar (madre), de 37 años, no tiene Facebook, le cuesta un mundo entender la tecnología. Sólo después de enterrar a su hija menor y escuchar casos parecidos, empezó a atar cabos. Recordó diversos episodios hasta concluir que a su pequeña la mataron las redes sociales y uno de sus desafíos de moda, la Ballena Azul

“Mi hija no tenía celular, me opuse a eso siempre por las violaciones, y la trata de blanca que empiezan por Internet. Usaba el mío”, indicó. Yo veía su Facebook, me mostraba fotos de las dos. Y después de morir vine a saber que tenía abiertas tres cuentas secretas más”, rememoró.

“Era muy apegada a mí, dormíamos juntas, era una niña dulce, una gota de miel, habladora, cariñosa. Hasta diciembre, en que se volvió un mar de inconformismo, a todas horas le veía esa arrugadera de cara porque era de día, porque era de noche”, rememoró.

“En los últimos 15 días antes de morir, yo le fastidiaba. Si la besaba, se ponía rígida. Incluso quitó la foto de Facebook en la que estábamos las dos. Yo pensaba: es la adolescencia”, dijo.

Un dia que no fue a clases por que explicó que tenia fiebre, Maylen en pijama sacó la soga que tenía escondida, la colgó de una tubería y se ahorcó. "Quisiera que nadie viviera lo que yo, que se den cuenta de que tenemos un problema que no podemos manejar solos. Y que sentaran al autor del juego y le preguntaran qué hay en su cabeza, en su corazón, por qué lo hace", indica la madre.

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!



Compartir en: